3 métodos para cuidar el ROI de tu gimnasio residencial

08-mar-2017 9:00:00

Lectura: 5 min

3-metodos-cuidar-roi-equipo-para-gimnasio-residencial.png

Hasta hace 5 años, un gimnasio residencial era un plus. Hoy en día, si tu condominio no tiene gimnasio no es competitivo. En agosto de 2016, The New York Times en una entrevista a la CEO de Prudential Douglas Elliman preguntó sobre lo que los compradores buscan en un complejo residencial. La respuesta: “buen precio” y “condominios con gimnasio”.

Mantén la competitividad

Darle un valor económico a un gimnasio residencial es prácticamente imposible, porque no es algo que puedas cuantificar en términos de amortización de la inversión, de hecho, se cataloga como una cuestión de atractivo exterior. Sin embargo, es importante conocer cómo puedes cuidar tu inversión y generar más ventas a través de su instalación.

 1.    La importancia de la reserva de los accionistas

Cuando se decide instalar un gimnasio residencial, la mayoría de los desarrolladores toman el dinero para la instalación del fondo de reserva y de la carga inicial que hacen los accionistas, misma que se liga posteriormente a una cuota anual para recuperar el gasto inicial y financiar la operación en curso.

Para darnos una idea del costo de un gimnasio (sin ducha o sauna) puede requerir aproximadamente $40,000 dólares. Para realizar esta inversión se tiene que evaluar las características del edificio y residentes para crear un plan que permita recuperar tanto la inversión inicial como cubrir los costos de operación.

Para que este plan funcione, es vital que los accionistas estén convencidos del valor de un gimnasio residencial para tener una buena reserva de fondos para iniciar la instalación. 

Ejemplo:

En un edificio ubicado en Nueva York, el comité de desarrolladores convenció a los accionistas a destinar $38,000 dólares del fondo de reserva para instalar un gimnasio en un espacio vacío en el sótano.

El comité consideró que sería capaz de recuperar ese dinero en 5 años, suponiendo que de los 100 departamentos el 25% se inscribiría al gimnasio, cobrándoles una cuota de inscripción única de $300 dólares, más el pago anual de $250 dólares por la primera persona de cada departamento y $150 por residente adicional.

 Al final, el fondo de reserva se pagó en menos de dos años, pues el 85% de los departamentos tenía al menos una persona siendo usuario del gimnasio. Tanto fue el éxito que el comité se dio la libertad de bajar la cuota anual a $125 dólares, destinando $3,000 dólares al año para equipo para gimnasio de reemplazo y entre $2,000 y $3,000 dólares anuales al fondo de reserva.

 2. Construcción e instalaciones

Necesitas considerar los factores de la construcción que pueden representarte conflictos y fuga de capital. Los problemas potenciales pueden incluir asbestos abiertos, pintura con plomo, moho, conductos y tubería de drenaje. Los edificios más antiguos deben sustituir la tubería vieja, conductos eléctricos y líneas telefónicas cuando estén inactivos. 

Otro factor que debes considerar es la instalación de aire acondicionado. Para cumplir con estándares internacionales un gimnasio debe tener un 15 por ciento de aire fresco fluyendo. Si el espacio propuesto para el gimnasio no está equipado con aire acondicionado central, va a ser necesario instalar conductos. Si hay una ventana, es necesario instalar una unidad con la potencia adecuada.  

3.    Equipo de gimnasio

La compra de equipo para gimnasio es una de las partes más difíciles. Sin embargo, muchas personas erróneamente piensan que basta con comprar bicicletas fijas, colocar pesas y pintar las paredes. La inversión de equipo para gimnasios residenciales requiere de una selección más detallada. Según los consultores, un gimnasio de 500-600 pies cuadrados típicamente cuenta con: 

  • Dos cintas para correr (aproximadamente $2,000 USD cada una).
  • Dos máquinas elípticas ($ 1,500 USD cada uno).
  • Una bicicleta reclinada ($ 2,000 USD).
  • Una bicicleta en posición vertical (menos de $ 2,000 USD).
  • Un aparato multiestación (alrededor de $5,000 USD).
  • Al menos dos bastidores de pesas y dos bancos (menos de $ 1,000 USD).  

Un gimnasio residencial equipado con aparatos de calidad comercial, incluyendo la entrega e instalación, podría llegar a valer $30,000 USD más impuestos.   

En Sport Solutions queremos compartir contigo nuestra experiencia y apoyarte en tu proyecto siendo tu distribuidor de equipo de gimnasio. Si deseas saber más sobre nuestros equipos de ejercicio, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros.

New Call-to-action

Categorías: Fitness