7 Preguntas que te debes hacer antes de abrir un estudio boutique

21-ago-2019 17:32:28

Lectura: 5 min

La entrenadora personal, Angie Garner, vivía el sueño de todo coach. Contaba con un buen número de clientes, pagándole entre mil 400 y mil 900 pesos por sesión, así como una lista de espera, un impresionante sitio web y un atractivo novio.

Sin embargo, no estaba satisfecha.

Con frecuencia, se ponía a pensar en el futuro y en la manera en la que seguiría con su carrera profesional en el largo plazo. “Estaba cansada de mis horribles horarios, de tener que buscar clientes y estaba realmente harta de ver a mi novio entrenar, debido a que sólo en ese momento podía verlo”, recuerda.

Así que se planteó abrir su propio negocio. Luego de investigar, definió una serie de pasos para poder abrir su estudio boutique.

  1. Establecer un presupuesto y desarrollar un business plan.
  2. Encontrar un local para rentar o comprar.
  3. Invertir en equipo de calidad.
  4. Contratar entrenadores calificados.
  5. Promocionar tu gimnasio.

Ella pasó directo al punto dos y empezó a buscar locales disponibles.

RELACIONADA: Esto es un estudio boutique.

Encontró su local de ensueño: 190 metros cuadrados a orillas de un lago. Imaginó la dinámica de su estudio boutique. La dueña (ella) motivaría a sus clientes a sacar una repetición más, mientras todos contemplaban al sol ocultarse al fondo del lago.

“Decidí que era algo que valía la pena”.

En ese momento, Angie no contaba con ahorros, así que tenía la seguridad de que no podría abrir su gimnasio ella sola, por lo que se asoció con uno de sus conocidos de la industria. Entre los dos consiguieron un préstamo de más de 100 mil dólares para lograr que su estudio boutique viera la luz. En menos de seis meses abrieron las puertas con una gran fiesta de inauguración.

Todo iba bien hasta que la realidad la regresó a la tierra.

Ella no sólo tuvo que entrenar a sus clientes de tiempo completo -necesitó dar 12 sesiones diarias, sólo para mantener el gimnasio abierto- sino que también tuvo que hacer las cosas que un dueño hace: entrevistar entrenadores, pagar las cuentas y asegurarse que hubiera papel en todos los baños.  Adicional a todo esto, ella tenía que encontrar tiempo para entrenar y, debido a que su atractivo novio terminó con ella, para salir.

Subsistieron durante algún tiempo, sacando apenas los gastos y algo extra para vivir. Así que la solución que se le ocurrió fue contratar a un business coach, por 500 dólares la hora. “Todo con tal de alcanzar el éxito, ¿verdad?”

RELACIONADA: Esto es lo que hace a un estudio boutique exitoso.

Luego de dos reuniones, el coach la llamó para hablar en privado y le recomendó terminar la sociedad y pasar a otra cosa. No había química con su socio, el negocio carecía de estrategia y no tenían nada que los ayudara a destacar en el mercado.

Lo último que ella quería era rendirse; sin embargo, su intuición (y su millonario coach) le indicaban que tenía que hacerlo, así que escuchó. Su socio se hizo cargo del estudio boutique y ella se fue con sus clientes y una deuda de 40 mil dólares.

Hoy en día, Angie recuerda esta experiencia y la llama su “maestría en negocios”. Después de cuatro años, logró pagar su deuda y construir de nuevo un ingreso respetable con múltiples fuentes. Ella sigue en la industria del fitness, en donde se encuentra con muchos entrenadores parados en donde ella estuvo: con muchos ingresos y preguntándose si abrir un gimnasio es la opción indicada.

Si es tu caso o quieres abrir un estudio boutique, ella tiene siete preguntas para ti:

  1. ¿Es necesario un socio?

En teoría la tasa de divorcios es de 50%, en cuanto a negocios el número es mucho mayor. Lo que sí es cierto es que una sociedad se complica mucho por la cantidad de dinero que está involucrada.

Aunque la sociedad de ella fracasó, su matrimonio es excepcional gracias a que ambos comparten los mismos valores y visión, y se comunican muy bien. “Si necesitas hacer equipo con alguien, asegúrate de que tu sociedad sea así”.

  1. ¿Cómo atraerás al mejor talento?

Ella pensó que rentar el espacio a otros profesionales del fitness iba a ser su principal fuente de ingreso. Sin embargo, toma tiempo construir una base de clientes al igual que entrenadores de calidad.

Angie estaba bien conectada con entrenadores locales, pero la mayoría estaban muy cómodos en sus gimnasios (aunque su estudio boutique era más bonito). Ella acabó recurriendo a Craiglist en donde encontró entrenadores que no compartían la visión de su estudio.

Pero, debido a que no tenían mucho presupuesto, los terminaron aceptando. Rápidamente, Angie se encontró rodeada del tipo de gente que quería evitar al abrir su estudio boutique.

Define qué te diferencia de la competencia (precio, ubicación, comunidad, indumentaria) y aprovecha eso para atraer a los entrenadores adecuados.

  1. ¿Estás dispuesto a dormir ahí?

Una vez que abres un gimnasio, debes hacer lo necesario para mantenerlo abierto. Esto significa limpiar baños, reparar equipo, lavar las toallas y ser el primero en llegar y el último en irse. Algunas noches incluso debes quedarte a dormir ahí.

  1. ¿Tengo ahorrado lo suficiente para vivir seis meses?

A pesar de deber 40 mil dólares, milagrosamente no se hundió más. Para su segundo intento en el mundo de los negocios, se aseguró de tener un colchón, de ser la inversora y de tener suficiente dinero en el banco.

Estar solvente económicamente te pone en una posición de poder. Por el contrario, obligarse a elegir entre gastos empresariales inteligentes y comer hace que sea increíblemente difícil hacer crecer un negocio.

  1. ¿Cuáles serán mis fuentes de ingresos?

Aún antes de abrir su estudio boutique, Angie tenía claro lo precario que puede ser confiar en una sola fuente de ingreso. No es para nada divertido esperar que tus clientes recuerden llevar la chequera para que puedas tener tu negocio a flote.

Así que, al abrir un gimnasio o estudio boutique, asegúrate de tener distintas fuentes de ingreso. Como entrenamientos personalizados, camas de hidromasaje o suplementos alimenticios.

RELACIONADA: Gana más dinero con camas de hidromasaje.

  1. ¿Cuál es tu plan a largo plazo?

¿Buscas ser el estudio más popular en la ciudad? ¿Quieres iniciar una cadena? ¿Cuántas personas quieres atender en tu negocio? ¿Te especializarás en un tipo de cliente específico?

Los líderes deben tener una visión y a veces, sacrificios a corto plazo son necesarios para lograrlo.

  1. ¿Para quién hago esto y por qué?

Para asegurarte de estar suficientemente motivado, primero debes definir un propósito.

En el caso de Angie, se dio cuenta de que no le apasionaba poseer y operar un gimnasio. Que la llamaran dueña de un gimnasio alimentó su ego y la hizo sentir como si hubiera logrado algo importante. Sin embargo, esas motivaciones no fueron suficientes para mantener un compromiso a largo plazo.

“Conocí a propietarios de gimnasios que, como yo, estaban motivados por el estatus y el dinero, sólo para cansarse tanto que al final, fantaseaban con una buena noche de sueño.”

Por supuesto, hay propietarios de gimnasios que, incluso luego de muchos años, se emocionan al ver su gimnasio lleno de actividad.

La pregunta es, ¿qué tipo de dueño de gimnasio sería en 10 años?

Cotiza tu estudio boutique ahora mismo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Indoor cycling, el mejor modelo de negocio en la industria del fitness.

Cómo montar un gimnasio funcional con HIIT.

El equipo preferido por los estudios fitness.

Categorías: Apertura de gimnasio